perromal0
perromal0:

PARTE 2
¿Ramira?
El 26 de Abril de 2013 sería un día cualquiera para todos menos para mí. Venía llegando de la oficina cuando mi papá me recibe con la peor noticia que podía recibir ese día: Ramira se perdió. Me puse como loco ¿cómo pudo pasar si vive dentro de la casa todo el tiempo? Me comentaron se había perdido desde las 2PM, eran las 7PM. La historia corta es así: papá fue al oxxo que está a 5 casas de casa de mis papás, Ramira lo acompañó, como siempre, ella se quedó afuera mientras el compraba. No pasaron 2 minutos cuando el salió y ella no estaba.
Inmediatamente diseñé un cartel de búsqueda donde mostraba en la parte de arriba una recompensa que gracias a unas grandes amigas fue subiendo hasta llegar a los $5,000 (Nos recomendaron no dar más de 5, porque la gente podría pensar que si por un perro dan eso cuanto no por una persona, y eran tiempos difíciles en cuanto a seguridad) Yo estaba dispuesto a darlo todo por ella.
Comenzamos desde ese día a hacer rondines pillando un juguetito de ella, gritando su nombre y pegando posters a los postes de luz. Teníamos un mapa donde marcábamos cuadra por cuadra, colonia por colonia que recorríamos. Tuvimos la suerte de contar con muy buenos amigos que nos apoyaron a barrer calle por calle todos los alrededores. Llegamos hasta las avenidas grandes que rodeaban la casa, avenidas que sabíamos que si ella intentó cruzar, ya estaría muerta porque no había manera de que las cruzara aún sin carros por las barricadas que ponen en medio. Aún así después de pegar posters, buscábamos alguna plastita atropellada en las avenidas grandes, preferíamos saber que estaba muerta a no tener idea en manos de quien podría estar.
Al final la buscamos por mas de 60 horas y pegamos más de 1500 carteles.
El martes 26 de Marzo de 2013, Tiré la toalla en una publicación de facebook con respecto al tema de seguir buscando a mi perra Ramira (La cual se había perdido exactamente un mes antes).
Esa Noche, mis papás llegaron a casa y comentaron que recibieron una llamada de un hombre que no se quiso identificar que aseguraba tener a Ramira dando todas las señas que nosotros habíamos descrito en los carteles que hicimos para buscarla. Decía que pasó por una avenida cercana a donde se perdió y la agarró y se la llevó a su pueblo cerca de Querétaro. Se le cuestionó el porqué se la llevo si tenía placa y evadió la pregunta, diciendo que regresó a Monterrey y vio un cartel de recompensa por ella y que él era una persona muy humilde y aunque sus hijas estaban muy encariñadas con Ramira, el prefería entregarla a sus dueños y recibir la recompensa. Hizo un plan para encontrarnos en la estación de autobuses de San Juan del Río (un pueblo a media hora de Querétaro), dijo que llevaría a sus hijas para que vieran que no estaba vendiéndola sino que la estaba regresando a sus dueños. Dijo que no estaba en su pueblo y que regresaría el jueves, que normalmente no viajaba mucho a Monterrey y por eso nos citó allá.
El jueves en la mañana ya tenía listas las maletas, solo esperábamos su llamada. Estábamos muertos de miedo porque todo sonaba a que podía ser una extorsión o intento de secuestro, por lo que aprovechando la semana santa y la falta de plan pensamos que de no ser Ramira, pues disfrutaríamos del viaje y de conocer Querétaro.
Armamos un plan con un residente de allá (amigo de mi hermano) que nos haría el favor de recoger a Ramira para nosotros no exponernos a un posible secuestro. El nos entregaría a Ramira en Querétaro.
El plan cambió cuando nos leyeron los datos detrás de la plaquita de Ramira, esos datos nunca fueron publicados en ningún cartel y la única manera que los supieran era teniendo a Ramira con ellos. Ahora pensamos en acompañar al residente para encontrarnos con Ramira en la misma estación (también pensamos que Ramira no reconocería al residente y probablemente se pudiera complicar el rescate).
Llegamos a Querétaro el jueves a las 6PM y no podía esperar a que fuera el día siguiente a medio día que fue la hora que pactamos el encuentro en la central.
Paseamos comimos y apenas y dormimos de la emoción de volverla a ver.
Llegamos a la central pasadito el medio día y nos separamos para estar todos alerta en caso que algo ocurriera. Llegamos el residente y yo al punto de encuentro, que era una virgencita de Guadalupe que estaba en la última puerta de la central, no veía a Ramira.
Pasado un minuto la historia comenzó. Llega un señor con aspecto de campo con su hija, giraba en su dedo el collarcito de Ramira. Me ve, me reconoce con la mirada y me dice demuéstrame que es tu perrita. Saco el celular y le enseño fotos. Le pregunto donde esta y me responde que le de el dinero, me río y le digo – hombre! No estamos hablando de un secuestro- y me responde – no, pero no te la voy a dar si no me das el dinero – sin dudarlo saqué el sobre con la recompensa y se lo entregó diciéndole – vamos por Ramira – y el me dice – espérate – y comienza a contar el dinero a toda velocidad – le digo que son $5,000 pesos y el me avienta el sobre con el dinero y me dice que por esa cantidad no me va a regresar a mi perra, le gritó a su hija que vaya y le diga a su mamá que asome a Ramira y de 5 puertas a lo lejos logro ver a Ramira en brazos de una señora, y le pregunto -¿Qué más quieres? – y me responde – Esa perrita vale más que eso. – a lo que respondo- Es adulta y no es pedigree, nadie te va a dar mas de $500 pesos por ella. Y el me respondió su valor no se lo da su raza, sino el valor sentimental que ustedes le dieron, ahí esta un cajero automático, saca más dinero, lo que puedas- Me dirijo al cajero y recuerdo que mi cartera la había dejado en mi coche, el cual habíamos dejado en la casa del Residente (precaución que tomamos para no llegar con placas foráneas) Le digo que no tengo mi cartera conmigo y le grita a su hija que le diga a su mamá que se meta a un taxi y se vayan. Su hija le grita entre nervios y llanto – ya papáaa! En ese momento sentí que el alma se me cayó al piso pero no había más, se iba a ir con mi perra y estaba seguro que aunque corriera no lograría ser tan rápido para alcanzar a la señora que me llevaba bastante tramo de distancia. Respiré profundo y le pedí de una manera fuerte el dinero, el me dijo que ya se lo había dado al residente, el cual me lo dio a mi. Le dije con el dinero en la mano – pudiste tener $5,000 pesos pero decidiste convertir esto en un secuestro- levanté el collar de Ramira y continuo – Pero yo con esto tengo para decir que tus hijas no dejaban de llorar y les tuve que dejar a la perrita- Volteé con la hija de unos 12 años y le dije – Chiquita, yo se que ustedes la quieren mucho, cuídenla bastante y denle bien de comer que es lo que más le gusta, lástima que tu papá confundió esto con un secuestro - en eso el señor me jala del brazo y me dice mira ven para que veas a la perrita y me lleva con su esposa que sujetaba a Ramira. Ramira al verme se retorcía por zafarse de los brazos de la señora que la sostenía con fuerza y el Señor se interpone entre los dos mientras dice – Espérate, Espérate- A lo que le respondo – Que vergüenza que estés haciendo esto frente a tu familia, pero ya te dije que a mi no me importa – Volteé a ver a la señora y le dije – Señora, su esposo se puso en un plan de secuestrador y me quiere extorsionar con más dinero, les voy a dejar a Ramira, cuídenla mucho y cuiden lo que come – todavía no acababa de decirlo cuando el señor me toma de nuevo del brazo y me separa de ellos diciéndome – No hagas eso, no estés diciendo tonterías- a lo que le respondo – Solo estoy diciendo lo que es, tu sabes que tu robaste a esa perra, porque la recogiste y aún viendo que tenía collar te la llevaste sin llamar a los teléfonos de la plaquita y justo después de saber de la recompensa llamas y no te basta lo que te damos, quieres más como si esto se tratara de un secuestro – Me dice que son gente muy humilde y que el necesita ese dinero para el XV de su hija- Lo cual me partió el corazón y yo le dije que me era imposible darle en ese momento más dinero, rebatió y se le ocurrió la magnífica idea de darme el número de sus cuentas y pedirme que le depositara más dinero- aunque sean $2,000 o $3,000 pesos – le aseguré que lo haría y me dio a Ramira, la cual estaba bastante estresada porque me imagino no entendía un carajo de la situación. La tomé entre mis brazos viendo como las niñas lloraban despidiéndose de ella.
Salí corriendo de la central y tomé una fotografía para darles la buena de que ya teníamos a Ramira con nosotros.
Todo ese día Ramira estuvo como ausente, solo dormía, no comía nada.
Al pasar de los días Ramira se recuperó muy bien, la llevamos al veterinario que le hizo un check up general y le encontró una fuerte infección en la panza a raíz de tomar leche y estar mal alimentada. Por suerte ahora está sana.
Les agradezco de todo corazón cada post compartido, cada palabra de aliento y cada oración que hicieron. Por suerte Ramira ya esta en casa.
Estamos completamente agradecidos con Mónica Rodríguez y Cristina Guajardo por darnos su apoyo económico desinteresadamente para el rescate de Ramira. No tienen idea lo mucho que significó eso para nosotros.

perromal0:

PARTE 2

¿Ramira?

El 26 de Abril de 2013 sería un día cualquiera para todos menos para mí. Venía llegando de la oficina cuando mi papá me recibe con la peor noticia que podía recibir ese día: Ramira se perdió. Me puse como loco ¿cómo pudo pasar si vive dentro de la casa todo el tiempo? Me comentaron se había perdido desde las 2PM, eran las 7PM. La historia corta es así: papá fue al oxxo que está a 5 casas de casa de mis papás, Ramira lo acompañó, como siempre, ella se quedó afuera mientras el compraba. No pasaron 2 minutos cuando el salió y ella no estaba.

Inmediatamente diseñé un cartel de búsqueda donde mostraba en la parte de arriba una recompensa que gracias a unas grandes amigas fue subiendo hasta llegar a los $5,000 (Nos recomendaron no dar más de 5, porque la gente podría pensar que si por un perro dan eso cuanto no por una persona, y eran tiempos difíciles en cuanto a seguridad) Yo estaba dispuesto a darlo todo por ella.

Comenzamos desde ese día a hacer rondines pillando un juguetito de ella, gritando su nombre y pegando posters a los postes de luz. Teníamos un mapa donde marcábamos cuadra por cuadra, colonia por colonia que recorríamos. Tuvimos la suerte de contar con muy buenos amigos que nos apoyaron a barrer calle por calle todos los alrededores. Llegamos hasta las avenidas grandes que rodeaban la casa, avenidas que sabíamos que si ella intentó cruzar, ya estaría muerta porque no había manera de que las cruzara aún sin carros por las barricadas que ponen en medio. Aún así después de pegar posters, buscábamos alguna plastita atropellada en las avenidas grandes, preferíamos saber que estaba muerta a no tener idea en manos de quien podría estar.

Al final la buscamos por mas de 60 horas y pegamos más de 1500 carteles.

El martes 26 de Marzo de 2013, Tiré la toalla en una publicación de facebook con respecto al tema de seguir buscando a mi perra Ramira (La cual se había perdido exactamente un mes antes).

Esa Noche, mis papás llegaron a casa y comentaron que recibieron una llamada de un hombre que no se quiso identificar que aseguraba tener a Ramira dando todas las señas que nosotros habíamos descrito en los carteles que hicimos para buscarla. Decía que pasó por una avenida cercana a donde se perdió y la agarró y se la llevó a su pueblo cerca de Querétaro. Se le cuestionó el porqué se la llevo si tenía placa y evadió la pregunta, diciendo que regresó a Monterrey y vio un cartel de recompensa por ella y que él era una persona muy humilde y aunque sus hijas estaban muy encariñadas con Ramira, el prefería entregarla a sus dueños y recibir la recompensa. Hizo un plan para encontrarnos en la estación de autobuses de San Juan del Río (un pueblo a media hora de Querétaro), dijo que llevaría a sus hijas para que vieran que no estaba vendiéndola sino que la estaba regresando a sus dueños. Dijo que no estaba en su pueblo y que regresaría el jueves, que normalmente no viajaba mucho a Monterrey y por eso nos citó allá.

El jueves en la mañana ya tenía listas las maletas, solo esperábamos su llamada. Estábamos muertos de miedo porque todo sonaba a que podía ser una extorsión o intento de secuestro, por lo que aprovechando la semana santa y la falta de plan pensamos que de no ser Ramira, pues disfrutaríamos del viaje y de conocer Querétaro.

Armamos un plan con un residente de allá (amigo de mi hermano) que nos haría el favor de recoger a Ramira para nosotros no exponernos a un posible secuestro. El nos entregaría a Ramira en Querétaro.

El plan cambió cuando nos leyeron los datos detrás de la plaquita de Ramira, esos datos nunca fueron publicados en ningún cartel y la única manera que los supieran era teniendo a Ramira con ellos. Ahora pensamos en acompañar al residente para encontrarnos con Ramira en la misma estación (también pensamos que Ramira no reconocería al residente y probablemente se pudiera complicar el rescate).

Llegamos a Querétaro el jueves a las 6PM y no podía esperar a que fuera el día siguiente a medio día que fue la hora que pactamos el encuentro en la central.

Paseamos comimos y apenas y dormimos de la emoción de volverla a ver.

Llegamos a la central pasadito el medio día y nos separamos para estar todos alerta en caso que algo ocurriera. Llegamos el residente y yo al punto de encuentro, que era una virgencita de Guadalupe que estaba en la última puerta de la central, no veía a Ramira.

Pasado un minuto la historia comenzó. Llega un señor con aspecto de campo con su hija, giraba en su dedo el collarcito de Ramira. Me ve, me reconoce con la mirada y me dice demuéstrame que es tu perrita. Saco el celular y le enseño fotos. Le pregunto donde esta y me responde que le de el dinero, me río y le digo – hombre! No estamos hablando de un secuestro- y me responde – no, pero no te la voy a dar si no me das el dinero – sin dudarlo saqué el sobre con la recompensa y se lo entregó diciéndole – vamos por Ramira – y el me dice – espérate – y comienza a contar el dinero a toda velocidad – le digo que son $5,000 pesos y el me avienta el sobre con el dinero y me dice que por esa cantidad no me va a regresar a mi perra, le gritó a su hija que vaya y le diga a su mamá que asome a Ramira y de 5 puertas a lo lejos logro ver a Ramira en brazos de una señora, y le pregunto -¿Qué más quieres? – y me responde – Esa perrita vale más que eso. – a lo que respondo- Es adulta y no es pedigree, nadie te va a dar mas de $500 pesos por ella. Y el me respondió su valor no se lo da su raza, sino el valor sentimental que ustedes le dieron, ahí esta un cajero automático, saca más dinero, lo que puedas- Me dirijo al cajero y recuerdo que mi cartera la había dejado en mi coche, el cual habíamos dejado en la casa del Residente (precaución que tomamos para no llegar con placas foráneas) Le digo que no tengo mi cartera conmigo y le grita a su hija que le diga a su mamá que se meta a un taxi y se vayan. Su hija le grita entre nervios y llanto – ya papáaa! En ese momento sentí que el alma se me cayó al piso pero no había más, se iba a ir con mi perra y estaba seguro que aunque corriera no lograría ser tan rápido para alcanzar a la señora que me llevaba bastante tramo de distancia. Respiré profundo y le pedí de una manera fuerte el dinero, el me dijo que ya se lo había dado al residente, el cual me lo dio a mi. Le dije con el dinero en la mano – pudiste tener $5,000 pesos pero decidiste convertir esto en un secuestro- levanté el collar de Ramira y continuo – Pero yo con esto tengo para decir que tus hijas no dejaban de llorar y les tuve que dejar a la perrita- Volteé con la hija de unos 12 años y le dije – Chiquita, yo se que ustedes la quieren mucho, cuídenla bastante y denle bien de comer que es lo que más le gusta, lástima que tu papá confundió esto con un secuestro - en eso el señor me jala del brazo y me dice mira ven para que veas a la perrita y me lleva con su esposa que sujetaba a Ramira. Ramira al verme se retorcía por zafarse de los brazos de la señora que la sostenía con fuerza y el Señor se interpone entre los dos mientras dice – Espérate, Espérate- A lo que le respondo – Que vergüenza que estés haciendo esto frente a tu familia, pero ya te dije que a mi no me importa – Volteé a ver a la señora y le dije – Señora, su esposo se puso en un plan de secuestrador y me quiere extorsionar con más dinero, les voy a dejar a Ramira, cuídenla mucho y cuiden lo que come – todavía no acababa de decirlo cuando el señor me toma de nuevo del brazo y me separa de ellos diciéndome – No hagas eso, no estés diciendo tonterías- a lo que le respondo – Solo estoy diciendo lo que es, tu sabes que tu robaste a esa perra, porque la recogiste y aún viendo que tenía collar te la llevaste sin llamar a los teléfonos de la plaquita y justo después de saber de la recompensa llamas y no te basta lo que te damos, quieres más como si esto se tratara de un secuestro – Me dice que son gente muy humilde y que el necesita ese dinero para el XV de su hija- Lo cual me partió el corazón y yo le dije que me era imposible darle en ese momento más dinero, rebatió y se le ocurrió la magnífica idea de darme el número de sus cuentas y pedirme que le depositara más dinero- aunque sean $2,000 o $3,000 pesos – le aseguré que lo haría y me dio a Ramira, la cual estaba bastante estresada porque me imagino no entendía un carajo de la situación. La tomé entre mis brazos viendo como las niñas lloraban despidiéndose de ella.

Salí corriendo de la central y tomé una fotografía para darles la buena de que ya teníamos a Ramira con nosotros.

Todo ese día Ramira estuvo como ausente, solo dormía, no comía nada.

Al pasar de los días Ramira se recuperó muy bien, la llevamos al veterinario que le hizo un check up general y le encontró una fuerte infección en la panza a raíz de tomar leche y estar mal alimentada. Por suerte ahora está sana.

Les agradezco de todo corazón cada post compartido, cada palabra de aliento y cada oración que hicieron. Por suerte Ramira ya esta en casa.

Estamos completamente agradecidos con Mónica Rodríguez y Cristina Guajardo por darnos su apoyo económico desinteresadamente para el rescate de Ramira. No tienen idea lo mucho que significó eso para nosotros.

Más vale tarde que nunca

Me tardé varios años en lograr acercarme a algo que me gusta tanto, y con esto me refiero al teatro. Por años me la he pasado rondándolo, para ser preciso desde lo 18 años. Primero cerca del teatro infantil, después conocí el teatro experimental, la primer obra que vi fue “Las Divinas Tentaciones” y desde entonces me soñé en el escenario. Con los años conocí el teatro comercial primero el musical con “Mame” y Silvia Pinal, luego “Cuatro Equis” con Ari Telch, Consuelo Duval y Odiseo Bichir y después me enamoré de la comedia, me hice fan de “Claudio… ¿Eres eso?” y de Renán Moreno, la cual vi más de 10 veces, y de ahí cada estreno de Renán hasta llegar a “Tócala de Nuevo” con Marco Polo y Arturo Manzo de quienes me volví fan instantáneo y también la vi N veces.

Se llegó la oportunidad de tomar un curso de teatro impartido por Marco Polo y fue como vivir un sueño, al finalizar el curso hubo la oportunidad de aparecer en 2 obras, una musical, “Heidi” dirigida por el maestro Sergio Esquivel, otro sueño más, y una de suspenso “La Noche del Asesino” escrita y dirigida por Marco Polo, y apenas va… ¡La mitad del año!

Llega el mes de Julio y después de mucho desearlo llega la oportunidad de un taller de comedia por Renán Moreno, y espero aprovechar al máximo este curso.

Además ir de la mano de personas a quienes admiro tanto.

A veces la vida se tarda un poco en abrirnos algunas ventanas, después de cerrarnos varias puertas, pero sigo tocando buscando siempre ser feliz… Y lográndolo.

Estoy a días de llegar a mis 40 años y me siento contento, cumpliendo sueños, amo a mi pareja, a mis padres, me siento amado y rodeado de amigos a quienes adoro, al igual que siempre conociendo a gente muy interesante. Gracias a ustedes por ser parte de este recorrido y aguantar mi locura, esto es sólo el comienzo.

Pd. Otro de mis sueños es actuar en La Sirenita e interpretar a Ursula. No tengo llenadera.